Belu Caputo. Fotógrafa.

 

Nos reunimos en la casa de Belu en recoleta. Mientras ella arranca a contar su historia, en la mesa del comedor hay 3 personas de su equipo laburando. Ella muy suelta, natural y a pura sonrisa, arranca a contar con mucha fluidez qué la llevo a donde está hoy. Es fácil reconocer en Belén espontaneidad y energía. Te das cuenta por mirarla que está en un buen momento. Pero lo más interesante que transmite, es que ella ES su buen momento. Es creadora de su propia realidad, acto-presente, se vale por sí misma, no le da vértigo su libertad sino que la valora y disfruta. Va al frente y hace. Y lo que no sabe pregunta. No se queda esperando a que lleguen oportunidades doradas, las está atrayendo constantemente y desde hace tiempo, en movimiento, desde su energía dinámica y abierta. No quiere solo una cosa, quizás quiere ir explorándolo todo. Quieta nunca. 

Salió del colegio, y enseguida tuvo muchas ganas de trabajar, de ‘salir al mundo’. Empezó a estudiar Bellas Artes y paralelamente empezó a estudiar maquillaje. Rápidamente el boca en boca hizo lo suyo y muy pronto tenía trabajo asegurado todos los sábados. Eso le dio una independencia con la que Belu se llevaba muy bien, sus horarios, su plata. En algún trabajo como maquilladora le tocó producción de moda, y ahí le llamó la atención el trabajo de fotógrafo … y por qué no?  

 

“El primer fotógrafo con el que trabajé (dentro de una producción de moda, yo era la maquilladora) fue Fausto Elizalde, y me copaba trabajar con él. Tenía mucho que ver con lo que yo venía estudiando, con Bellas Artes, con un medio de expresión más. Y dije ‘Bueno voy a probar’. Por eso a los 19 tuve mi primer entrevista con Aldo Bressi en Fotodesign. Y arranqué. Con Aldo tuvimos una relación muy linda, un poco de padre-hija. Me siguió mucho. Fue la primer persona que me inspiró, me motivó. Me exigió mucho, y ahí me enganché con la fotografía, fue mi maestro.”

 

 

A los 22 se fue a NYC por 6 meses a hacer cursos más específicos, como uno de iluminación, y otro llamado Visual Thinking for Magazines. Durante el primer año que empezó con la fotografía, siguió maquillando a la vez. Todavía no se animaba a largarle la mano al maquillaje donde tenía trabajo fijo, y eso le permitía durante la semana explorar, practicar, e investigar en la fotografía.

 

“Yo nunca hubiese podido dejar de trabajar para esperar a que algo suceda. Durante ese año me la pasé haciendo pruebas con modelos, campañas por dos pesos, iba subiendo fotos,  prendiéndome a todas, era un SI constante. Y así fui aprendiendo. Todo lo nuevo que me llegaba me parecía un desafío”

 

La moda fue lo primero que empezó a investigar porque así se fue dando, pero ha hecho trabajos en publicidad, producto, sociales, y foto arte. Y sigue incursionando. Recientemente participó en un proyecto social en el norte del país donde retrató a las personas del lugar. Un experiencia súper especial, donde conoció, conversó y compartió mucho. Nos cuenta de lo clave que fue generar un vínculo con las personas previo a retratarlos: “No vas a llegar a la expresión de retrato que querés si no tenés una conexión antes con la persona. Se nota la diferencia en el retrato cuando la otra persona es persona y no un objeto a fotografiar.”

 

 

 

¿3 características que hablen de vos? Ufff…que difícil encasillarme. Tengo mucha energía. Uso mucho tiempo de mi vida en alimentar la relación con mis amigos y mi familia, son mi nafta. Y me gusta romper, me conozco bastante y me gusta romper con mis propias cosas.

¿Qué le dirías a tu vos de los 15? No le diría nada del futuro porque no cambiaría nada, si bien hubieron mil errores, me llevaron a donde estoy. Uno es también los errores. Le diría que confíe siempre en mis instintos, y que viva siempre alegre y divertida, que lo disfrute.

¿Desde dónde creas? Bastante de lo que hago es quien soy. Podría contestarte la pregunta diciendo qué aporto yo a mi mundo siendo como soy. Creo que transmito una pasión y mucho esfuerzo y alegría haciendo lo que hago. Creo que tuve la suerte de conocerme desde chica y saber qué quería hacer. Algo que a mucha gente le cuesta. Saber lo que querés hacer, en tu vida diaria se nota, transmitís una alegría propia de estar donde tenés que estar, y de estar haciendo lo que querés hacer.

 

“Me gusta trabajar con gente que respeto, que admiro, que me transmite un amor por lo que hace. Nunca podría decir ‘Que fiaca es lunes’. Siempre estate haciendo lo que tenés ganas de hacer, porque al final es lo que mejor te sale. Uno aporta más desde ahí.”

 

¿Qué consideras que es lo mejor y lo peor que le pasó a nuestra generación? Lo peor que le paso y lo mejor es lo mismo, y es la tecnología. Esta buenísima la tecnología para mi trabajo, poder mostrar lo que hago.   Pero hay un nivel de información… infinito.

¿Con quién te tomarías un vino? Con Aldo Brissi, porque lo extraño.

¿Qué es el éxito para vos? No pienso en el éxito. Pero creo que es disfrutar lo que haces, disfrutar tu fucking vida.

¿Un ritual que tengas? Cuando corté con mi ex novio, al principio todos mis amigos me bancaban en hacer programa, pero hubo un día que nadie podía, y dije: ‘Pará! si yo creo que soy re buena compañía ¿por qué no tengo una date conmigo? Me puse linda, prendí todas las velas que tengo en mi casa, me cociné, puse música, me abrí un vino rico. Me puse a leer, y de repente pasaron 4 horas, y la pasé muy bien. Dije que lindo momento conmigo. Y desde ese día trato de hacerlo una vez por semana.

¿Qué súper poder te gustaría tener? Lo que más útil me sería es teletrasportarme. Y poder llevar a alguien! Pidiendo un poquito más siempre!

 

 

 

¿Un fotógrafo? El primer fotógrafo que me inspiró después de Aldo, fue Henri Cartier Bresson. Más allá de la foto en sí, que tiene unas fotos que te caes de culo, es el que más me transmitió, en su vida personal y en cómo cuenta lo que hace.

¿Y alguien joven que tenga otra cabeza, que esté haciendo distinto? Se me ocurren amigos, admiro más a mis amigos que a fotógrafos de afuera que no conozco. Se me ocurre mucho más admirar a alguien par. Joe Pereyra Lucena me inspiró mucho, y me incentivó mucho. Sus fotos me la vuelan, el amor que les pone, y lo amo a él. Necesito admirar también el lado personal.

¿Un ícono de estilo? Anushka Elliot me parece que tiene un estilo en la moda muy marcado, que me encanta. Habla de quien es ella. Tu estilo tiene que hablar de quien sos, sino se nota que es fake. En la moda es muy fácil caer en lo que se usa en el momento, y es muy pasajera, y Anushka va un poco más allá en cómo se muestra y cómo lo comunica.

¿Un halago en lo profesional? En realidad el halago es cuando me llega un trabajo que es un halago. Digo, están confiando esto en mí, ese es el halago.

¿Una palabra que te guste decir? ‘Mejor’. Es así: vos me estás por decir algo que para vos no está tan bueno, me lo decís con connotación negativa, como por ejemplo ‘Uh al final vamos más tarde porque no llego’, entonces yo contesto: ‘mejor’ como que siempre sea ‘Mejor’, siempre es positivo.  Es ‘Mejaaaar’ con muchas A … Se la re subís al otro!

¿Hora promedio de levantada y de acostada? Me despierto tipo 9.30 y me voy a dormir tipo 2am.

¿Una moda que te gustaría que vuelva? Más que vuelva, que se vaya el cachengue. Listo, fue una joda, ya pasó.

¿Comida preferida? Las milanesas con puré de mi casa.

¿Un libro? El principito. O el de Patti Smith ‘Just Kids’.

¿Una frase de cabecera? ‘Dale, vamos’.