Tomás Terzano. Artista Visual.

“Cuando terminé el colegio no sabía lo que quería hacer, y le tenía fobia a eso de ‘dedicarse al arte’ y entrar en ese mundo, hasta que hice un quiebre. Perdí muchos años de mi vida estudiando carreras al pedo, tipo abogacía, psicología… tratando de llenar algo que no estaba ahí. Me cansé. Arranqué filmando el proceso del primer disco de los Bándalos Chinos. Iba a los ensayos, llevaba una cámara nueva que me había comprado, entre esa cámara y una computadora viejísima que tenía, me bajé un programa y empecé a editar, y ahí dije ‘Apa, me parece que esto es por acá’. Claramente esto me da algo, una sensación que nada me lo iguala”.

 

Tomás nos cuenta que al día de hoy no sabe explicar lo que hace. Porque como buen Yuki, hace un poco de todo. Es múltiple, es facético. Hace desde un trabajo para una marca de moda como Jazmín Chebar, como también dirige un videoclip de Bándalos Chinos, y prepara una exposición para la Bienal de Venecia junto a Joaco Gomez y Juana Carranza.

Hace poco más que 6 años, Tomás y 4 amigos empezaron con esto de filmar, hacer registro de cosas, editar, y a tener sus primeros clientes. Esto se llamó Equipo Multimedia. Fue justo en el boom de Facebook, y todo el mundo necesitaba un video, o quería unas fotos, fue así que arrancaron con todo. Después cada uno se fue más por su rama, Tomás se metió en lo que es animación y computadora. Le pareció mucho más inmediato, más autónomo, poder gozar de la libertad de hacer tal o cual cambio sin consultar tanto, de hecho no tenía que hablar con nadie, tenía que hacer. Punto.

“Aprendí solo, cagandome a palos con la computadora. Los tutoriales de youtube fueron mi facultad. Pasé años intentando comprender algo”.

 

¿Qué películas o directores te marcaron? Kubric, lo primero de Tarantino, lo primero de Scorcece, Herzog. Tengo eso de ver la carrera de un director e ir a lo primero que hizo, cuando era fresco, cuando tenía hambre, ya después se ponen cómodos y todo el mundo les dice “está bien”.

 

“Tenía esa concepción de que del arte no se hace dinero, así me habían criado. Pero mi hermano, a su vez, me enseñaba todo lo que era música y películas. Mi hermano me inició, absorbí todo eso. De ahí es que empecé a conectar y a sentir cosas más artísticas. Vimos ‘Asesinos por naturaleza’ cuando yo tenía 12. Todas esas imágenes están grabadas en mi cabeza”.

 

¿3 características que hablen de vos? Tenacidad supongo, hacedor y mal carácter. Cuando voy, no puedo mirar a los costados, y hasta que no llego no paro. Porque si me pongo a ver todo lo que hay, me hiperventilo ya, me encierro en mi cuarto y me pongo a llorar. La ansiedad me come. Necesito ver los resultados ya. Pero necesito hacerlo, sin mirar a los costados ni para atrás.

 

“Hay que tener una cabeza muy fuerte para bancarse lo inconstante de ser freelance. Tenés 3 meses de laburo y ganas guita, y después pasan meses que nada y te queres morir. Cuando no tengo laburo, hago cosas mías. Es la oportunidad para hacer lo que me gusta, lo necesito para mí”.

 

¿Una frase de cabecera? Matá a tus ídolos. Es medio freudiana en el sentido: ‘mata a tus padres’. Como que no hay posta, hacé tu camino. Cuando le dije a mis viejos que no iba a estudiar una carrera, fue terrible para ellos y fue un quiebre para mí. Les dije: ‘No quiero que me pasen un peso, no quiero nada‘, y de ahí surgió todo el resto.

¿Qué le dirías a Tomás de 15 años? Arrancá ya.

¿Qué elemento marca nuestra generación? Las redes sociales.

¿Lo padeces? Si. Me asusta, me agobia… tanta información. Te levantas, abrís instagram, y ves 400 imágenes antes de salir de la cama. Y esas imágenes, ¿están buenas/están malas para mi cabeza? no sé, no sé cómo me afectan. Me parece un exceso.

¿Qué te inspira? La música principalmente. Y leyendo a directores o gente que admiro. Ahora estoy leyendo a Warner Herzog, en un diario de la pre-producción, la producción y rodaje de ‘Fitzcarraldo’. Que es la película que casi lo lleva a la muerte. Se fue a la selva de Iquitos a filmar con 300 indios. También es un tipo que nunca estudio nada.

¿Qué sentís que das al hacer tu arte? ¿O desde dónde lo haces? Supongo que desde la honestidad. No lo hago para nadie. Lo hago por una necesidad más fuerte que yo, porque creo que es la única manera en que puedo sobrevivir, llevar el dia a dia. No sé si doy algo, pero por lo menos así convivo.

¿Qué entendes por éxito? Paz mental. Estar tranquilo. Sea lleno de guita o con 3 pesos. Estar conforme y satisfecho con tu vida, no hay mas éxito que eso.

 

“Este año o el año que viene, deseo poder dirigir equipos creativos”.

 

 

¿Con quién te tomarías un whisky? Con Warner Herzog.

¿Qué es lo mejor y lo peor que le pasó a nuestra generación? La hiperconectividad. Son dos caras de una misma moneda.

¿Un ritual que tengas? 3 tazas de café a la mañana antes de salir de mi casa.

¿Qué superpoder te gustaría tener? Viajar en el tiempo.

¿Un Yuki que admires? Los Bándalos Chinos, constantemente.

¿Tu mejor día? Lo mejor que me puede pasar es levantarme super inspirado, que me salga algo buenísimo en la compu y después irme a tomar cerveza artesanal tempranito, onda 5 de la tarde, eso es todo. Esos días en que sos una catarata de ideas.

¿El mejor halago que te hayan hecho profesionalmente? Que ciertas personas vengan y te digan: “Me encanta lo que haces”. En la primer edición del Sonar, expuse un holograma y vino Cynthia Cohen y me dijo: ‘Está muy bueno lo que haces’, ya está, fue un flechazo al corazón. Estaba re copada. Después me apadrinó un poco, pegamos la mejor. Que alguien con trayectoria, con un lugar, te diga: ‘Che está bueno lo que hacés’ para un artista pendejo que está arrancando, es que te digan que estás haciendo las cosas bien.

 

¿A dónde apuntás? ¿Cuál es tu sueño de realización? Supongo que me gustaría mucho trabajar afuera y acá. Ir constantemente moviéndome, haciendo cosas distintas, sino me aburro. Dirigiendo proyectos cada vez más grandes, más interesantes, más globales. Me interesa siempre probar cosas nuevas, como hacer una peli, pero con la música siempre tengo una afinidad, hay algo que me vibra en otro lugar. Poder seguir haciendo lo que hago.

¿Tus padres que dicen ahora? Felices. Muy exitista el tema de mi viejo, cuando le dije que no iba a estudiar en la facultad fue una escopeta al corazón: “No vas a tener un título??? Qué??” Ahora ellos felices porque ven que me va bien, que era lo que me gustaba.

¿Una moda que te gustaría que vuelva? El blackberry. Que vuelva el teclado de Blackberry por favor!

¿Un libro? La insoportable levedad del ser, de Milán Kundera.

¿Qué le dirías a alguien que está arrancando en esto? Cuidado con los consejos de la gente. No te comas todas, todo el mundo va a intentar decirte cuál es la posta, qué es lo que tenes que hacer. Confiá en tu voz interior, hay algo que te dice “esto está bien”.

¿Una palabra que te guste decir? Putamadre.

¿Cuál es el plato que te mata? Ceviche.